Home » Columnas » Funcionarios con delirio de persecución.

Funcionarios con delirio de persecución.

Por Salvador Leal Luna.

Es una vergüenza que funcionarios de primer nivel en Tamaulipas usen las fuerzas policiacas para cuidar no sólo sus domicilios, sino propiedades, familias y demás, cuando miles de familias tamaulipecas viven con el “Jesús en la Boca”.

Creo que esos más de 400 policías estatales que son usados con esos fines, nada agradables, deben ser  retirados de esos lugares y mandados a realizar para lo que fueron contratados; es decir, dar seguridad a los miles de tamaulipecos en las calles, colonias, ejidos, brechas y demás lugares, donde la inseguridad es el PAN de los todos días.

Con esto, se indica que estos funcionarios de primer nivel del actual gobierno de los “Vientos del Cambio”, viven con “delirio de persecución”, ya que ellos, si pueden usar los recursos humanos y financieros para cuidarse, en tanto, la inmensa mayoría de la población tiene que sufrir las consecuencias.

Es una “burla” para los tamaulipecos que la Secretaría de Seguridad Pública, al mando de Augusto Cruz Morales, tenga que destinar esa cantidad de elementos a funcionarios públicos y sus familias, cuándo se queja de que tiene un severo déficit de elementos de seguridad en Tamaulipas.

Creo que esa instancia esta para cubrir, la seguridad de los habitantes, no la de funcionarios, familias, ranchos, casas y otras cosas que hacen los policías estatales, como es también trasladar a familias de ellos (funcionarios) a las escuelas, como a las tiendas de autoservicios y otras cuestiones.

Estos funcionarios públicos, no sólo de primer nivel, sino inferiores, tiene un sueldo quincenal, si gustan insuficiente, pero cuentan con una compensación que sobre pasa, no sólo el salario mínimo, sino la Unidad de Medida y Actualización, con la que hora miden ya algunas cosas salariales en Tamaulipas, como en el país.

Necesario que estos funcionarios actuales del gobierno panista que encabeza, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, paguen su seguridad particular, como la de sus familias, ranchos, casas y creo que hasta comercios. Porque no es posible que estén viviendo todo del erario público estatal; es decir “sangrando” el presupuesto que de por sí no alcanza.

Aquí sería prudente que la comisión de Seguridad Pública, Prevención y Reinserción Social del Congreso de Tamaulipas a cargo del diputado panista, Glafiro Salinas Mendiola, haga una iniciativa con el fin de que estos elementos de seguridad comisionados a funcionarios del gobierno de Tamaulipas, sean retirados y se incluyan en la seguridad de los tamaulipecos que verdaderamente sí la necesitan.

Esperemos que haya eco en esta petición, porque no es posible que la sociedad sufra los embates de la inseguridad y estos funcionarios, vivan protegidos de día y de noche, con un costo económico al erario estatal y más cuando este fenómeno ni siquiera ha disminuido, sino siguen en eso de llamar “PERCEPCIÓN”. Hágame usted el favor.

Se desconoce, cuál es costo económico de estos 400 elementos de seguridad estatal que cuidan a estos funcionarios con delirio de persecución, porque no es sólo el salario, sino viáticos, unidades automotrices, equipo, gasolina, armas y otros utensilios que usan para cuidarlos a ellos, como a sus familias, propiedades y demás.

Creo que los tamaulipecos, necesitamos seguridad de primera, como estos funcionarios la tienen y que es a costillas del erario público, no les cuesta ni un peso, sino todo lo contrario. Cuando el pueblo es quien paga los platos rotos en su inmensa mayoría. La función pública, señores es para SERVIR, no para SERVIRSE.

Por hoy es todo.

HASTA LA PRÓXIMA.

Correo Electrónico.

leal6418-14@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*