Home » Columnas » El voto secreto, una vacilada.

El voto secreto, una vacilada.

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

VACILADA.- La eliminación de la votación a mano alzada para dar paso al voto libre secreto en la renovación de las dirigencias sindicales, está resultando una vacilada.

Por lo menos así ha quedado claro en las recientes elecciones celebradas en algunas secciones sindicales del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, (STPRM).

La mejor evidencia de que la reforma laboral para oxigenar a los sindicatos nació muerta,  se dio en el proceso electoral realizado al interior de la sección uno del STPRM.

Los porros sindicales encontraron el modo para que el llamado voto libre y secreto no lo fuera tanto: exigieron a los trabajadores una fotografía para demostrar que habían votado por Esdras Romero Vega.

De esa manera, el exdiputado local y cacique petrolero, regresó a la dirigencia sindical del gremio petrolero en el sur de Tamaulipas.

¿Y las autoridades? ¿Y la democracia? ¿Y el respeto a la secrecía del voto? .

ROMANTICISIMO TRICOLOR.- La nueva dirigente estatal del PRI, Yahleel Abdala Carmona, dejó constancia que como motivadora tiene lo suyo.

Así lo demostró con el discurso que utilizó el pasado viernes al ser ungida como la presidenta del tricolor tamaulipeco.

 “Aprendí que el priista de a deveras nunca traiciona, no divide, no engaña, no tiene envidia. El priista de verdad construye, lucha, trabaja, pero sobre todo siempre ayuda a los demás”, dijo.

Y luego añadió: “Tengo que reconocer que a muchos se les olvidaron los ideales por los cuales fue formado nuestro partido, y gracias a eso, en estas elecciones ganamos algo que jamás olvidaremos, ganamos reclamos y enojos, pero nada de eso se compara con lo que gana el PRI: aprendizaje, autocrítica, unidad, y hemos ganado la oportunidad de estar más cerca de la gente, de escuchar en las urnas a todos los tamaulipecos”.

Como pieza de oratoria estuvo muy bien el discurso. El problema es que el PRI necesitará mucho más que palabras para resucitar , y más cuando ya no solo competirá contra el PAN porque ahora se sumó al escenario de competencia Morena, el partido del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Sin recursos económicos y con una militancia cada vez más reducida, la muchachita fronteriza tiene enfrente una auténtica misión imposible.

¿ A POCO SI?.- Por cierto, la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, dijo aquí que el PRI tamaulipeco será prioridad para el Comité Ejecutivo Nacional, (CEN), y aseguró que lo apoyaran con todo para dar la pelea en la elección local del 2019 cuando los tamaulipecos elegirán a 36 nuevos diputados.

El pronunciamiento de Doña Claudia también suena hueco. Primero porque el CEN no está en condiciones de andar apoyando a nadie. Sin recursos presupuestales que le alcancen para sostenerse, ¿Qué tipo de ayuda le ofrecerá al PRI tamaulipeco?

Porque lo que requiere el PRI local es precisamente que le inyecten recursos para estar en condiciones de competir, y dinero es lo que no tiene el CEN.

Por otra parte, desde el 2016 la militancia priista fue pulverizada por los resultados de la elección, por lo que reconstruir al PRI como dice Doña Claudia, implicaría traer de regreso a toda esa gente.

Y la verdad, sin nada que ofrecerles, el panorama luce devastador.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*