Home » Destacadas » ¡No lloren, eh!

¡No lloren, eh!

 

thumbnail_IMG_5327Por Redacción Noticentro.

“¡No lloren, eh!”, pidió desde su curul la diputada panista, Belén Rosales Puente, mientras, en el sonido del recinto legislativo, se escuchaba la letra del Himno Nacional Mexicano, como parte de la clausura de los trabajos de segundo periodo ordinario de sesiones, del tercero y último año de ejercicio de la Sexagésima Segunda legislatura.

El reloj marcaba las 15:30 horas. Era la despedida, pero la mayoría de los legisladores pareció no darse cuenta de ello. El ambiente era tan parecido al de cualquier otra sesión ordinaria.

Esta vez no hubo lagrimas, ni abrazos efusivos. Los discursos emotivos desde la tribuna, escasearon.

En el apartado de asuntos generales, dos panistas pidieron turno en la tribuna. Primero lo hizo Francisco Javier Garza de Coss, para recriminar al alcalde de Victoria, Fernándo Méndez Cantú, por impulsar reglamentos que violan los derechos humanos de los victorenses.

Lo siguió en el turno, Francisco Elizondo Salazar, para en su calidad de presidente de la bancada blanquiazul, reprobar la agresión que sufrieron en Xalapa, Veracruz, el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, el gobernador electo, Miguel Angel Yune, y Santiago Creel.

Ni uno ni otro hicieron referencia al término del ejercicio de la legislatura.

Solamente el priista, Heriberto Ruiz Tijerina, pidió la palabra para expresar agradecimientos: “a mis compañeros diputados y al personal técnico y administrativo”.

Al Gobernador electo, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, le pidió “que siga trabajando en bien de los tamaulipecos y que las acciones de su Gobierno fueran de lo mejor”.

Fuera de ahí, ninguno de los 36 diputados abordo la tribuna. Tal vez se guardaron las lágrimas y pucheros para la segunda quincena de agosto, cuando planean regresar para sesionar de forma extraordinaria, al menos dos veces.

Antes, el presidente de la mesa directiva, el priista, Ricardo Rodríguez Martínez, aprovechó el momento “para agradecer la confianza en dirigir los trabajos en este último tramo de la legislatura”.

Y añadió: “el elemento común fue, siempre, trabajar por Tamaulipas. No es una despedida sino un agradecimiento de la mesa directiva”.

Fue en suma, una despedida muy desangelada.  

Print Friendly, PDF & Email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

error: Contenido protegido