Home » Columnas » La última oportunidad para el PRI.

La última oportunidad para el PRI.

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

El PRI lo intentará una vez más. Podría ser la última. Buscará en la renovación de su dirigencia nacional la oportunidad de “resucitar” como partido. Si no lo logra estará prácticamente extinguido.

No es tarea sencilla. No lo es porque  hoy, tanto en el ámbito nacional como en el estatal, el tricolor es un partido desahuciado. Despreciado por propios y extraños, se ha ido quedando sin militancia, y levantarlo de donde ésta requiere literalmente de un milagro.

El reto lo asumirá Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”. El campechano, de 44 años de edad, solicitó licencia como Gobernador de su entidad para embarcarse en ésta aventura peligrosa e incierta.

Nadará contracorriente porque hacia dentro del PRI existen prácticas y mañas muy enraizadas, que son las que precisamente lo tienen en la lona y con un desprestigio social enorme. Existen , además, grupos de poder internos que aun bajo las circunstancias actuales siguen usufructuando las siglas partidistas.

Pese a todo ello, se dice capaz de hacer que los mexicanos vean en el PRI una opción de Gobierno.

Hasta el momento Moreno parece tener conquistadas a las mayorías priistas. Las encuestas y sondeos lo colocan a la cabeza de las preferencias. Todo apunta a que será el nuevo jerarca tricolor.

En Tamaulipas no hay duda de que ganará . El hombre ha sabido seleccionar bien a sus colaboradores. Enrique Cárdenas del Avellano coordinará su campaña en la entidad.

Otro factor a su favor es que, al menos aquí , la otra aspirante a la dirigencia , Ivonne Ortega, no tiene nada que hacer. Alguien debió decirle a la dama que colocar en su equipo a personajes de tenebroso pasado, como Ricardo Gamundi Rosas, es un suicidio. “El Negro” representa lo peor del PRI y así no se puede aspirar a nada en una competencia donde la prioridad es recuperar la confianza de la militancia y de la sociedad en general.

Bajo ese escenario, al menos en Tamaulipas,”Alito” tiene vía libre.

Sin embargo, insisto en que el problema para Moreno no será ganar las elecciones internas de su partido. No hay nada a la vista que pueda representarle un obstáculo en su propósito.

En realidad, la duda o incógnita será saber si tiene realmente la capacidad de resucitar al partido. Si no lo consigue le estará poniendo el último clavo al féretro tricolor.

EL RESTO.

SI SE PUEDE.- Por cierto, Enrique Cárdenas del Avellano, el coordinador de la campaña de “Alito”, en Tamaulipas, se dice convencido de que, con el campechano en la dirigencia  el PRI puede revertir la estrepitosa caída que ha tenido y que lo en el ámbito nacional lo ha llevado a perder la Presidencia de la República, y en entidades como la nuestra ha perdido todo: la gubernatura, las alcaldías y el Congreso del Estado.

Cárdenas explica que , como representante de Moreno, su primer tarea será sumar a los grupos priistas y a personajes con evidente influencia interna.

“Ya hable con Oscar Luebbert, con Humberto Valdez, con Homero Díaz, y muchos más. Todos han aceptado sumarse para trabajar por el rescate del PRI. No nos vamos a pelear con nadie. Lo que tratamos es de sumar porque a todos nos interesa recuperar el partido” detalla.

El empresario y exdiputado federal no lo acepta pero es un hecho de que, si en agosto próximo Moreno asume la dirigencia nacional del PRI, será él la primera opción para tomar las riendas del PRI en la entidad.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

  

Print Friendly, PDF & Email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*