Home » Columnas » Protección a la ciudadanía

Protección a la ciudadanía

 

 

Por Fernando Páez De León

Cuando nos enteramos en septiembre de 1988 que en el atlántico se había formado una depresión tropical nunca imaginamos lo que en unos días sería, ni en lo devastador que se convertiría lo que unos días después se llamo huracán Gilberto.

Recuerdo que la información la recibíamos vía fax del centro nacional de huracanes de Miami Florida y se conciliaba con la que enviaba el Servicio Meteorológico Nacional.

El día 13 de septiembre ya había adquirido la categoría 4 (que son vientos de 210 a 240 km/hora) de la escala Saffir-Simpson y para el 14 ya tenía la categoría 5 que son vientos de 250 km/hora en adelante.

Ese día 14 de septiembre Gilberto toco tierra en Quintana Roo y Yucatán y fue devastador… Cancún perdió todo su glamur y cientos de toneladas de arena, la que recupero con el tiempo y mucho trabajo y dinero.

Para entonces el gobernador Américo Villarreal Guerra ya había instruido que se evacuaran los poblados de la costa… en algunos casos se tuvo que usar la fuerza pues los habitantes no querían dejar sus casas, lo que a la postre salvo cientos de vidas.

También para ese día se habían colocado algunos vehículos con radio para hacer comunicación, porque se tenía la certeza que se iban a cortar las comunicaciones y la energía eléctrica, como fue, en ese tiempo no había todavía celulares y la comunicación en general no era como ahora, más bien era muy difícil.

El huracán toco tierra en Tamaulipas la tarde del día 15 de septiembre de 1988, en el poblado La Pesca del municipio de Soto La Marina, pero sus vientos y lluvia hicieron destrozos en las zonas urbanas y rurales de Abasolo, Padilla, San Fernando, San Carlos, San Nicolás, Méndez, Cruillas y Burgos, en Victoria se desbordo el Rio San Marcos en algunos lugares, también se desbordo el Rio San Fernando y el Rio Soto La Marina.

Hoy primero de junio inicia la temporada de huracanes en el Atlántico y con base en los datos de recurrencia tenemos muchas probabilidades de que toque tierra alguno en fecha desconocida en nuestro Estado, ojala y no sea así, pero la posibilidad existe y es algo que se debe prever, con acciones especificas para que haga el menor daño posible, aunque no todo lo que traen los huracanes es malo…. la humedad que dejan siempre será buena, lo riesgoso son los estragos que la fuerza de los vientos y del agua pueda hacer.

En nuestro País se instauro el Sistema Nacional de Protección Civil en 1986 , pero en Tamaulipas se echo a andar en 1988, así que para la llegada del Gilberto ya se dio la coordinación entre dependencias y poco tiempo después se echaron a andar los protocolos, que se han ido actualizando hasta quedar en los actuales, con el objetivo común de proteger y salvaguardar a la población, a sus bienes y al entorno ecológico ante la amenaza u ocurrencia de un desastre.

Por eso, ayer se instaló en nuestro Estado de Tamaulipas el Consejo Estatal de Protección Civil para la temporada de ciclones 2017.

Y déjeme decirle que la instalación del consejo de ninguna forma es solo un acto protocolario, es un llamado a que todos nos sumemos coordinadamente a la prevención y en caso de que llegue uno , sería para que nos sumemos coordinadamente a la remediación de los daños…. no es solo para documentar lo que pudiera pasar y después hacer la evaluación y pedir al fondo de desastres que apoye… el consejo representa la solidaridad de todos los Tamaulipecos ante la posibilidad de un desastre… representa la posibilidad de salvar vidas… aunque sea una… pero salvar vida

Eso es lo que yo creo… muchas gracias

fpaezmx@hotmail.comtwitter: @fpaezmx

Print Friendly, PDF & Email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

error: Contenido protegido