Home » Columnas » ¿Complicidad o miedo?.

¿Complicidad o miedo?.

ROGERPor ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

La Procuraduría General de Justicia del Estado, (PGJE), concentró en Ciudad Victoria, a todos los elementos de la Policía Ministerial destacamentados en Reynosa. Los investiga por no haber intervenido o apoyado a la Secretaría de Marina durante los hechos ocurridos la semana pasada cuando fue abatido el presunto líder criminal de esa zona fronteriza.

La PGJE sospecha de la complicidad de sus elementos con la delincuencia. Para la instancia persecutora de los delitos no tiene justificación el que sus  policías no se hayan asomado, ni por error, a las calles donde se desataban los cruentos enfrentamientos que también afectaron a la sociedad con incendios y bloqueos.

La pregunta es: ¿fue complicidad o miedo? La respuesta la tendrá la PGJE cuando concluya la investigación respectiva , pero resulta más que obvio que, no solamente un gran número de agentes de la Policía Ministerial, sino también de la Policía Estatal Preventiva se ven obligados a mantenerse ajenos a los enfrentamientos por temor.

Habrá quienes digan que el miedo no debe ser justificación para que un policía evite cumplir con su deber de dar protección a la sociedad. Usted dirá que ese es un riesgo natural de todo policía , quien debe saber de ello desde que ingresa como miembro de una corporación.

Y sí, efectivamente, el policía sabe de ese peligro,  y seguramente lo aceptaría con gusto siempre y cuando el Estado le brindara las herramientas para hacerlo.

“Traemos las balas contadas y las patrullas a veces no traen gasolina. ¿Cómo quieren que vayamos a combatir a quienes tienen el mejor armamento y los mejores vehículos? Ir a combatir bajo esas condiciones sería suicidio”, explica, a modo de justificación, uno de los policías investigados.

Además, los policías han visto abundantes historias de compañeros que resultaron heridos o muertos en enfrentamientos, y sus familias quedaron en el desamparo económico absoluto.

Es cierto que hay un seguro de vida para cada policía, pero casi siempre las aseguradoras buscan la forma de evadir el pago por lo que no hay certeza de que los deudos recibirán el beneficio.

Pero el miedo policial también tiene otra explicación: a diferencia de los Militares y Marinos, que bajo su uniforme todos son iguales y es difícil para la delincuencia identificarlos, los policías están perfectamente localizables con nombre y apellido.

Además, en prácticamente todos los casos, los elementos de las Fuerzas Armadas son originarios de otras entidades del país y su presencia en Tamaulipas es temporal. Si acaso permanecen seis meses y son enviados a otra entidad a combatir. En cambio, el policía es de aquí y esta fácilmente localizable junto con su familia.

Bajo esas condiciones, el policía es totalmente vulnerable cuando le llega un ofrecimiento de, “¿plomo o plata?.

Insisto: el miedo no debe ser pretexto o justificación para que un policía incumpla con su principal tarea, pero también hay mucha responsabilidad del Estado porque no les da las herramientas necesarias para que lo hagan.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

error: Contenido protegido