Home » Columnas » 2016, la caía de la encuestas

2016, la caía de la encuestas

274_Martin Sanchez Treviño marzo 16 2016Por Martín Sánchez Treviño

La inestabilidad en los principales mercados financieros del mundo, fueron recurrentes durante el 2016, lo que no quiere decir que los mexicanos deberán estar conformes con el encarecimiento que toca “la puerta” de la economía familiar y que afecta a quienes menos tienen. Pero que también limita a la clase media, en la que figuran la mayoría de los mexicanos. A la par de los efectos negativos de la economía universal, durante este mismo año que concluye, fue demoledor la credibilidad de la encuestas, ya que ninguna de la empresas de ese giro puede presumir que tiene el pulso, la técnica o la metodología para expresar una muestra de certidumbre teniendo como referencia a los encuestados.
Pero también es cierto que el comportamiento de las nuevas generaciones es irreverente y desconfiado, en cuanto al tema de las encuestadoras se hace referencia. Así tenemos no uno, sino distintos referente de países europeos, latinoamericanos, norteamericanos, asiáticos y del oriente medio, donde los resultados de la encuestas fracasaron durante el año que concluye.
Podría haber alguna influencia en la sociedad que los expertos en el estudio del comportamiento humano no logran comprender, mucho menos explicar. O bien las generaciones de hoy, están hartas de las ofertas de los sistemas gubernamentales y, ante la desesperanza de vida que hay en el mundo, derivadas de los desastres naturales y de las muertes por la violencia, están ante la encrucijada de un sinsentido de la vida.
No deja de ser referencia de esta actitud, el índice de suicidios que se registran cada día en este y otros países del mundo. Ya que el sinsentido de la vida es uno de los motivos aunque no es el único.
Pero también es cierto que las nuevas generaciones han perdido valores, que las corriente “niquilista” del siglo anterior consideró como una deficiencia de la axiología, lo que ha derivado en generaciones donde la prioridad es lo espontaneo, lo cotidiano, lo ordinario.
Sin embargo, es grave la incredibilidad en las autoridades, dirigentes o líderes y podría ser una de las características de las generaciones del siglo 21. Caracteres que no satisfacen las necesidades de quienes desempeñan alguna función en la sociedad y que alejados del piso de los gobernados, observan a la sociedad a través del velo de una encuestadora.
Pareciera que los ciudadanos del oriente, del poniente, del sur o del norte están inconformes con el monitor que los pretende manipular desde que abrieron los ojos al mundo. Y quizá podría ser esta, una respuesta al fallido ejercicio de quienes ostentan el poder en algunas regiones del universo y cuya brújula ha sido el referente de un buzón o una entrevista impersonal, en la que el ciudadano indica lo adverso de su legítima voluntad.
En otro orden, decenas de ciudadanos victorenses, sin emblemas ni colores coincidieron en algunos cruceros de esta capital para expresar su inconformidad por el incremento en el precio de la gasolina, autorizado por el gobierno federal.
El malestar es el mismo que el temor de que el precio de otros artículos de la canasta básica incrementen su costo a partir del primero de enero. Los expertos en cuestiones económicas, advierten desde el tercer trimestre del 2016 una recesión severa para el año siguiente.
Los encargados de fomentar la inversión, el empleo y la certidumbre, es decir el gobierno federal asegura lo contrario, en la praxis diaria son los ciudadanos quienes cargan con las imposiciones fiscales y las obligaciones por servicios básicos deprimentes.

Print Friendly, PDF & Email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

error: Contenido protegido