Home » Columnas » Nada para nadie.

Nada para nadie.

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

Aunque a nivel nacional muchos dan por hecho que el ganador de la sucesión presidencial será Andrés Manuel López Obrador, en Tamaulipas las preferencias electorales siguen indecisas tanto en la elección de Senadores y Diputados como en la de alcaldes.
¿Alguien ve ganadora ya a alguna de las fórmulas para el Senado? ¿Le ve ventaja, por ejemplo, a los candidatos del PAN sobre los del PRI , o sobre los de Morena, o sobre los del PANAL, o viceversa?.
Si se tratara de un asunto de apuestas, nadie en su sano juicio le arriesgaría mucho dinero. Porque sencillamente no hay gallo que garantice en estos momentos al menos un mínimo de ventaja.
Le insisto, porque ni Ismael García Cabeza de Vaca con María Elena Figueroa Smith por el PAN; ni Alejandro Guevara Cobos con Yahleel Abdala Carmona por el PRI; ni Américo Villarreal Anaya con María Guadalupe Covarrubias, por Morena, y ni Oscar Martín Ramos Salinas con Hilda Margarita Santana por el PANAL, son capaces todavía de marcar una diferencia con respecto a sus competidores.
En las mismas anda la contienda por las Diputaciones federales. Si los Senadores no prenden, menos los diputados.
De hecho, si me apura le diría que la situación con los candidatos a diputados es todavía más gris. La mayoría siguen tirados en la hamaca, como si no se dieran cuenta de que las campañas iniciaron desde el 30 de marzo.
Por eso, igual que con los Senadores, no hay alguno que pueda presumir tener el triunfo asegurado el uno de julio.
Me parece que esa falta de chispa de los candidatos se debe a la pobre campaña que han realizado hasta el momento. Han sido incapaces de diseñar una estrategia que emocione y motive a la sociedad. Se la han pasado haciendo promesas, algunas de ellas ridículas, pero no han presentado una sola propuesta viable que nos convenza, a los electores, de que sea solución de un problema social.
Algunos candidatos, como los de Morena, le siguen apostando su triunfo al presunto voto expansivo que creen generara la fuerza de Andrés Manuel López Obrador, mientras que los del PAN andan sobrados de confianza de que los tamaulipecos siguen firme con ellos como lo estuvo en 2016 cuando arrasaron en las urnas.
Los priistas se sienten capaces de resurgir de las cenizas y los del PANAL se ilusionan con lograr la hazaña.
Con todo y ello, le insisto, me parece que , a diferencia de lo que ocurre con la competencia por el asiento de Enrique Peña Nieto, donde los analistas coinciden en que la ventaja de Andrés Manuel está muy marcada, en Tamaulipas la elección federal luce demasiado incierta.
Pero igual andan las cosas en la elección local, porque en la mayoría de los municipios tampoco hay claridad en las ventajas.
Salvo en Nuevo Laredo, donde Enrique Rivas Cuéllar, tiene todo para reelegirse , primero porque ha hecho un muy buen trabajo y segundo porque Morena decidió ponerle enfrente a Ramón Garza Barrios, uno de los exalcaldes más cuestionados de la historia de ese municipio, en el resto de los municipios no hay elementos para presumir o anticipar que alguien ganará la elección.
Bajo ese panorama, sin duda, estamos viviendo escenarios electorales inéditos. Se acabaron los tiempos en que desde meses antes de la jornada electoral ya se sabía quién iba a ganar.
EL RESTO.
En el IMSS tamaulipeco, la rapiña de fin de año se ha venido intensificando.
Nos cuentan que los trafiques con espacios laborales, incapacidades, y hasta con el “moche” a proveedores, son prácticas que se han acelerado en el llamado “Año de Hidalgo”.
¿Será muy poderoso el padrinazgo del delegado, Roberto, “El Boby”, Hernández? Debe ser que sí. De otra manera no sería posible tanta impunidad.
ASI ANDAN LAS COSAS.
roger_rogelio@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*