Home » Columnas » La maestra de Polanco

La maestra de Polanco

 

Por Martín Sánchez Treviño

Cuando falta un año para que concluya el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, la ex ex dirigente del magisterio mexicano Elba Esther Gordillo Morales obtuvo el beneficio para cumplir su condena por lavado de dinero, en prisión domiciliaria que cumplirá en su modesto departamento particular en la zona de Polanco al norte de la Ciudad de México.

Casi de manera simultánea el Partido Nueva Alianza y el Revolucionario Institucional anunciaron que harán alianza para la elección federal del 2018 y de esa manera apuntalar a José Antonio Meade como candidato a la presidencia.

La preliberación de Gordillo por los cargos del fuero federal en su contra se puede entender como una de las acciones del gobierno peñista, en el ocaso de sus mandato y como parte de la preparación de su salida de Los Pinos, pero también es necesario sumar a la causas de ex secretario de hacienda, un segmento de pensadores y operadores de la educación en esta país.

En los años anteriores el comité ejecutivo nacional del Snte se mostró inmovilizado, quizá porque en los profesores cercanos a la maestra había un temor fundado seguir la misma suerte de su dirigente moral.

A nivel local el dirigente de la sección 30 del Snte guardó en su baúl la fotografía que presumía a sus correligionarios junta a Elba Esther. Y con una dirigencia a dos fuegos, el malogrado dirigente sindical Rigoberto Guevara Vázquez, se ha convertido en un timorato del profesorado tamaulipeco.

Sin embargo, los cercanos colaboradores de Guevara revelan que desde la noche del sábado anterior desempolvo la legendaria imagen donde aparecer junto a la maestra, en el entendido de que las aguas volvieron a su cauce y, según las mismas fuentes despertaron el interés del dirigente sindical para busca la nominación para una diputación federal.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*