Home » Columnas » DERECHO DE ADMISIÓN

DERECHO DE ADMISIÓN

GOVEAPOR: ALEJANDRO GOVEA TORRES

Con la novedad de que Andrés Manuel López Obrador aplicará el derecho de admisión a todos aquellos políticos que han renunciado a sus respectivos partidos políticos para sumarse al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), como es el caso de Eduardo Gattás Báez, Américo Villarreal Anaya, Jesús Suárez Mata, Fernando Azcárraga López y Rafael “El Cacho” Osorio Garza, entre otros.

En la reunión del Consejo Nacional de Morena celebrada en la Ciudad de México el sábado pasado, López Obrador advirtió claramente que no obtendrán candidaturas aquellos que sólo voltean para acá luego de que no consiguieran cargos de elección popular en otros partidos políticos.

Si bien es cierto que algunos políticos desertores están trabajando desde hace tiempo en fortalecer la estructura de Morena, como es el caso del victorense Gattás Báez y del maderense Suárez Mata, con la reciente advertencia de López Obrador se podrían quedar sin nada durante el reparto de las nominaciones para las elecciones del 2018 en nuestra entidad.

También podrían quedar sin nada otros políticos desertores que trabajan en forma subrepticia a favor del político tabasqueño, entre los que se encuentra el empresario tampiqueño Azcárraga López, quien renunció al PRI apenas el mes pasado a través de un mensaje de face-book después de 40 años de militancia.

Se habla de que el enlace regional de Morena, Rodolfo González Valderrama ha sostenido reuniones con varios políticos que no han sido tomados en cuenta, como es el caso del ex-alcalde Nuevo Laredo, Carlos Cantú-Rosas Villarreal, además del ex-candidato independiente a la alcaldía de Matamoros, Jesús Roberto Guerra Velasco y del ex-diputado local Armando Martínez Manríquez, quienes son buscados por su experiencia y capacidad de convocatoria.

No hay duda de que el partido político de López Obrador atrae a numerosos políticos considerados como “chatarra” en el ámbito electoral, entre los que se encuentra el senador Miguel Barbosa Huerta, quien ayer renunció en forma oficial al PRD y ahora busca cobijo con el tabasqueño.

Aquí surge la siguiente pregunta: ¿Le entregará a Barbosa Huerta la candidatura de Morena a la gubernatura de Puebla en el 2018?

Muchos analistas políticos coinciden en que no, puesto que francamente el todavía senador del PRD no sólo es considerado como un traidor entre la clase política, sino también carece del suficiente apoyo popular para ganar una contienda electoral en Puebla que se ha convertido en un importante bastión político del PAN desde la llegada de Rafael Moreno-Valle Rosas.

En fin, López Obrador sabe, bien que sabe, que Morena no sólo ha desplazado a otros partidos políticos de la izquierda como el PT y el PRD, sino también que podría alcanzar y hasta rebasar al PRI para competir al tú por tú con el PAN en las elecciones del 2018.

En otro tema, resulta verdaderamente alarmante la insólita protesta que realizaron ayer conductores del transporte público de pasajeros de Ciudad Victoria, quienes se unieron para solicitar acciones más efectivas en contra de grupos criminales que desde hace tiempo los extorsionan.

Cuando circulaban los microbuses y taxis por varias calles y avenidas del centro de la capital victorense, todos se imaginaron que la protesta era para lograr mejores tarifas del transporte públicos de pasajeros, pero causó sorpresa cuando se enteraron de que la manifestación fue para exigir una mayor seguridad.

En otras ocasiones los conductores de los microbuses se habían quejado acerca de que jóvenes pandilleros de las colonias en la periferia les exigían para “el refresco”, pero ahora la protesta fue para denunciar las extorsiones de que son víctimas por organizaciones criminales.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*