Home » Columnas » Son basura…

Son basura…

MARCOMarco Antonio Vázquez.

Mal anda este país cuando los políticos cabeza hueca se ponen a pelear en lugar de cumplirle a su gente, a quienes votaron por ellos.
Peor se pone la situación si en esos pleitos se llevan entre las patas al pueblo, al que prefieren tener sumido en la basura, los baches, violencia, inseguridad que ponerse de acuerdo con sus adversarios políticos.
Van más allá, aquí en Tamaulipas hay alcalditos pinches, perdón por la palabra se que se merecen una peor, que llegan a apostar el futuro, la educación y el bienestar de niños, de quienes quieren ir a la escuela para salir de la pobreza, para garantizarse una vida digna.
Cierto, son alcalditos o presidentitas, regidorcitos y síndicos que tienen la cabeza vacía y en ella únicamente la estupidez y la soberbia tuvo cabida, son hombres y mujeres que están en puestos de poder a pesar de que no son capaces de resolver los asuntos que apenas implican el sentido común, vaya, que ni siquiera son de inteligencia.
Atinó, ya sabe que le hablamos de Reynosa y Villa de Casas, de un par de municipios que tienen la desgracia de tener autoridades torpes, hombres y mujeres que merecen la cárcel porque su incapacidad de gobernar pone en riesgo la vida de sus ciudadanos en un caso y el futuro de todos sus niños en el otro.
En Reynosa el cabildo está dividido, partido por la mitad y confrontados, lo triste es que ni uno ni otro bando piensa en el pueblo, la alcaldesa Maky Ortiz y su marido sueñan con sus negocios o por lo menos esa es la versión que dan e sus opositores, los que acusan que ella y sus familiares le rentan edificios al municipio pero además cobran diezmo en cada compra o contrato, mientras que los otros, los dirigidos por el sindico Arturo Castro Olguín, no son capaces de pensar en la gente, prefieren primero arrinconar a la alcaldesa y hacerla quedar mal al no aprobarle la compra de camiones nuevos para la recolección de basura que buscar soluciones, para ese grupo es preferible que la ciudad siga inundada en mugrero con tal de que la presidentita pague las consecuencia.
Al final la escasez de materia gris, quizá la ambición al dinero y la miopía política de ambos bandos les impide ver que el más dañado es el ciudadano que los eligió, un pueblo que acaba de sufrir el peor de los saqueos en manos de Pepe Elias, familia y secuaces y que ahora padece por la torpeza de quienes creyeron eran la solución.
En Villa de Casas, un municipio de la zona centro del Estado, a unos 40 minutos de la capital, la situación es peor, acá su alcaldito es acusado de pagar hasta 150 pesos a padre de familia que se preste a cerrar escuelas, también de movilizar a trabajadores del ayuntamiento para que, como orden de trabajo, hagan lo propio, su idea es que de esa forma corran a una funcionaria que es enemiga política.
Ahí ocurre que el alcaldito Arturo Barrón Perales odia a la supervisora escolar Nora Hilda de los Reyes y para correrla presuntamente ordenó cerrar las escuelas, el pleito se agudizó porque la funcionaria educativa no le permitió a los niños ser usados por la autoridad municipal en sus programas de inauguración o puesta en marcha de obras, en la presidencia municipal los querían sacar de clases para que fueran a sus eventos y estos luzcan como si estuvieran llenos y bien aplaudidos.
Por supuesto que el alcaldito no reconoce tal situación, su grupo dice que es la supervisora quien lo odia, que por eso la gente no la quiere a ella y que se debe ir de ese pueblo.
Como lo vea el principal culpable es el presidentito, una “autoridad” que prometió ser diferente y que se enojó porque, así haya sido por rivalidades políticas, no le permitieron ser igual a los que por ahí han pasado, no lo dejaron portarse como si fuera un reyecito.
Cierto, muy cierto, son carne para la basura quienes atentan contra su pueblo, quienes cegados por la soberbia y la ambición de tener mucho dinero y poder dejan a su gente sumida en la mugre, expuesta a miles de enfermedades, o peor aún, le roban el futuro a sus hijos y los condenan a ser pobres por toda la vida nomás porque a ellos no les dan la oportunidad de hacerle creer a los demás que alguien los quiere.
En otras cosas… Un trabajador del COBAT vía correo electrónico solicita hacer llegar a la Contraloría de Mario Landeros información sobre la contadora Verónica, según él no se requiere más datos ya que es la misma que alguna vez investigaron por el desvío millonario de dinero de esa dependencia a una nómina fantasma, presumen que vuelve a las andadas.
También solicita que investiguen a una persona de nombre Víctor, traído del municipio de Jaumave, afirma que el mismo tiene nombramiento de director de área, que para ello falseo un titulo de psicólogo o no lo ha presentado, ni lo presentará, porque la realidad es que apenas cursa el cuarto semestre de esta carrera, ¿qué la Contraloría no comprueba la veracidad de los documentos?, pregunta.
Dejar claro, esta última información es la verdad del acusador que no quiere que se revele su nombre, ya el contralor o las autoridades del COBAT tendrán la última palabra.
CENA De Negros le agradecerá un Me Gusta a su fanpage de facebook y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*