Home » Locales » “A los migrantes no hay que verlos como meras estadísticas”: Monseñor Lozano Molina.

“A los migrantes no hay que verlos como meras estadísticas”: Monseñor Lozano Molina.

Por Redacción Noticentro.

“A los migrantes no hay que ignorarlos o evitarlos, o considerarlos meras estadísticas u objeto de análisis políticos o sociales…a los migrantes hay que amarlos y atenderlos” dijo Monseñor, Oscar Guadalupe Lozano Molina, al intervenir durante la sesión solemne del Congreso del Estado, en la que se le entregó la medalla al mérito “Luis García de Arellano” por su lucha incansable y defensa de los derechos humanos de aquellos que salen de su país para buscar en otro mejores condiciones de vida.
En su discurso, luego de recibir la presea y un reconocimiento de manos del Gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, el sacerdote, originario de Nuevo Laredo, dedicó la medalla a los migrantes que en este momento están siendo repatriados.
“Dedico esta medalla a los migrantes que en este momento están siendo repatriados, a las madres y niños migrantes que están siendo separados, a los que no hayan el camino en el desierto y ya no aguantan el hambre y la sed, a los que están siendo, justo en este momento, encarcelados o maltratados, a los que, mientras estamos aquí, enfrentan injustamente infame discriminación” mencionó.
Dijo que la movilidad humana no es asunto de individuos aislados sino algo en lo que la sociedad entera debe comprometerse.
“Que el rostro doliente de un migrante necesitado nunca deje indiferente a nadie” pidió.
En sus primeras líneas de su intervención, el religioso bromeo con la audiencia al señalar que, en el trayecto a Ciudad Victoria le comentó a su familia su temor de que le pasara lo que sucedió en el reciente premio Oscar a la mejor película, cuando equivocaron al ganador.
“Déjeme decirles que comentaba con mi familia, a quien le doy las gracias por acompañarme ahora, que venía con el temor de que me pasara lo que sucedió en el reciente premio Óscar a la mejor película, que al llegar aquí me dijeran: “disculpe, nos equivocamos, el premio no era para usted”. Pero gracias a Dios que no fue así” narro, provocando las risas de los presentes.
Lozano Molina se dijo honrado de recibir la medalla “Luis García de Arellano”, “ la cual recibo como un reconocimiento, no tanto a mi persona, sino a todos los hombres y mujeres de la Iglesia católica y de otras iglesias y organizaciones que han servido y están sirviendo a nuestros hermanos migrantes en nuestro querido Tamaulipas”.
Lozano Molina es el primer religioso condecorado con la medalla, “Luis García de Arellano”, desde hace 14 años cuando se entregó por primera vez la presea a un tamaulipeco distinguido por su trayectoria y sus méritos.
Nació el 4 de febrero de 1945 en Nuevo Laredo, fue ordenado sacerdote por el Papa Pablo Sexto en la Basílica de San Pedro, el 29 de junio de 1975.
Fue electo para recibir la medalla por su apasionada defensa de los derechos humanos en favor de los migrantes en ciudades como Matamoros y Reynosa.
“Su lucha y su ejemplo, son fundamentales y son un aliciente que nos motiva a afrontar con determinación la difícil situación que estamos viviendo actualmente en materia migratoria” dijo el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Carlos García González, al leer una semblanza de la trayectoria de vida del homenajeado.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*