Home » Columnas » Ciegos a conveniencia.

Ciegos a conveniencia.

ROGERPor ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

 

Mucho se ha hecho en los últimos años para fortalecer el marco normativo en materia de transparencia y rendición de cuentas.

Los “candados” en la ley para evitar el desvío de los recursos públicos cada vez son más difíciles de violentar.

Además, los organismos responsables de ejecutar esa tarea de fiscalización también han recibido más facultades y facilidades.

Sin embargo, en la realidad, todos esos avances no están sirviendo de mucho.

Un ejemplo contundente de ello lo dieron los diputados locales apenas el pasado lunes, cuando aprobaron “a ciegas” 122 informes de resultados de igual número de cuentas públicas.

Este martes hicieron lo mismo con otras 22 cuentas públicas.

Y se dice que “a ciegas” porque literalmente así fue. Ni siquiera leyeron los informes que les entregó el Auditor Superior del Estado. Se limitaron a votar a favor o en contra.

Le pregunte al diputado del PT, Arcenio Ortega Lozano, del porque de las cosas, y su respuesta se paso de sincera: “es que los legisladores no tenemos capacidad para saber cuando hay irregularidades. A nosotros nos entregan un documento de la Auditoría que contiene cifras y debemos creer en ellas”.

Partiendo de ese razonamiento entendemos que si hubiera un desvío de recursos los diputados son incapaces de detectarlo.

Luego entonces, eso significa que si alguien se hubiera embolsado recursos públicos no hay manera de demostrárselo.

Los oficiosos dirán que los informes de resultados son confiables porque los elaboraron expertos en fiscalización de la Auditoría Superior del Estado.

Pero eso es una mentira. La Auditoría resuelve a conveniencia del Gobierno en turno.

Otra cosa seria si fuera un ente con verdadera independencia económica y política, pero no lo es.

En base a todo ello, queda claro que la transparencia y rendición de cuentas son conceptos fantasiosos.

Desde luego la mayor culpa recae en los diputados. Su actitud de estos dos últimos días los colocan en el filo de la sospecha: ¿recibieron línea para fingir ceguera y sordera?.

Los hechos indican que así fue. En años anteriores se la pasaron exigiendo más facilidades para la revisión de las cuentas públicas y ahora se limitaron a levantar el dedo aprobatorio.

EL RESTO.

LA DOBLE identidad del aspirante a Magistrado, Renán Horacio Ortiz u Horacio Ortiz Renán, se está convirtiendo en un problema grave para el Congreso del Estado.

Y es que técnicamente el Notario Público presentó documentos falsos para acreditar su personalidad.

Lo hizo, por ejemplo, con la carta de no antecedentes penales y la carta de no inhabilitación, que fueron expedidas a nombre de Horacio Ortiz Renán, cuando la persona que propuso el Ejecutivo para el cargo de Magistrado se llama Renán Horacio Ortiz.

Con esas inconsistencias, resulta evidente que el dictamen que avaló la idoneidad del aspirante carece de validez porque se sustenta en documentos apócrifos.

Habrá entonces que estar pendientes del desenlace de esta historia que amenaza con escalar mayores escenarios de escándalo.

A ALGUNOS connotados  panistas que tienen aspiraciones políticas para el 2018 les están atando las manos desde ahora.

La estrategia tiene el aval de las altas jerarquías del poder que comenzaran su ejercicio a partir del uno de octubre.

Precisamente las cuentas públicas serán usadas como arma inmovilizadora.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*