Home » Columnas »  Domingo 21: obras, esperanza, y pobreza

 Domingo 21: obras, esperanza, y pobreza

Azahel-JaramilloPor Azahel Jaramillo Hernández

                 En días domingo no es común ver cuadrillas de trabajadores en plena faena. Para los trabajadores de la construcción el domingo es sagrado.  Y no trabajan. Ayer, sin embargo en pleno mediodía, una treintena de obreros le daban sus últimos toques al nuevo puente vehicular de la colonia Moderna, sobre el río San Marcos.

         El referido nuevo puente es una obra que demandaban las familias del sector de la Modelo, habitantes de las colonias “Bertha del Avellano”, “Francisco I. Madero”, “Vegas de Treto”, “Veteranos de la Revolución” y “Amalia G. de Castillo Ledón”. Y es que durante muchos, muchos años persistía el problema de que con cualquier fuerte lluvia los “vados” de la “Modelo” y “Vegas de Treto” eran intransitables, quedando dicho sector incomunicado…la gente en sus carros y en los microbuses tenían que hacer muchas piruetas y entre calles convertidas en lodazales transitar lentamente por un cruce de vía del tren que se ubica entre ese sector y a espaldas del Centro Universitario.

         Hoy ya todo eso quedara en la historia y las vivencias de los habitantes del populoso sector de la Modelo. Y sin conocer yo la agenda quiero suponer en cuestión de horas el Gobernador ingeniero Egidio Torre Cantú y el alcalde victorense contador Fernando Méndez Cantú procederán a realizar el simbólico corte del listón inaugural. Y es que como dice la famosa frase… “obras son amores y no buenas razones”.

La última ocasión que saludé al Gobernador Egidio Torre fue el 7 de julio. La ocasión fue el Teatro “Amalia G.” EL Gobernador acababa de presidir el evento de presentación de la Enciclopedia Tamaulipas, una regia obra de nueve tomos y donde se describe el pasado y el presente de sus regiones y de sus 43 municipios.

En esa ocasión el Teatro Amalia G. estaba pletórico de políticos, historiadores, empresarios, académicos, artistas, gente de la sociedad civil, propietarios de medios de comunicación, plumas del régimen, y estudiantes. Esa vez me propuse saludar a la directora del ITCA Libertad García Cabriales, al rector de la UAT Enrique Etienne, al presidente del Congreso Ramiro Ramos, al alcalde Fernando Méndez, al secretario de educación Diodoro Guerra y al Gobernador. Y así lo hice al final del evento. Todos ellos fueron cordiales, pero al Gobernador Egidio al saludarlo lo percibí especialmente contento, sonriente, conversador, como cuando se ve que disfrutas de tu trabajo, del deber cumplido. Eso con todo y los asuntos de seguridad y de que su partido—el PRI—fue derrotado en las urnas y de que en 90 días –más o menos—tendría que entregar las riendas del estado, por mandato de la decisión de una mayoría de tamaulipecos a una figura de la oposición, el licenciado Francisco García Cabeza de Vaca.

         En Tamaulipas habrá una alternancia política. Así en el marco de la alternancia, una cosa hay que reconocerles a Egidio Torre y a Cabeza de Vaca, Gobernadores saliente y entrante. Y es que el cambio de mando, la entrega-recepción,  se está dando en un marco de cordialidad, de civilidad. Es una alternancia tersa. Nada tiene con lo que pasa en Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo donde los gobernadores salientes y entrantes se están dando con todo, hasta con la cubeta. Caso Veracruz es de mucho conflicto. El candidato—Miguel Ángel Yunes– panista ganador de la Gubernatura dice pestes del Gobernador priista Javier Duarte y este ha llevado su encono contra Yunes al punto de denunciarlo penalmente por enriquecimiento ilícito.   

 Y esos enconos, esos conflictos en Quinta Roo, Chihuahua y Veracruz evidencian que no hay un reconocimiento al votos ciudadanos expresada en las urnas.

En Tamaulipas como primer síntoma social existe la confianza, la expectativa de que nos irá bien con el gobierno de Cabeza de Vaca que iniciará el primero de octubre. Ayer mismo, en un local de antojitos lleno al tope, pude saludar e intercambiar impresiones con un empresario victorense, ex consejero electoral para más señas. “Los cambios siempre son buenos”, me dijo, relajado, el empresario, que con familiares daba cuenta de una taza de café.

         Y ayer mismo, la escena de unos afanosos obreros dándole los últimos toques de pintura y señalización vial al puente de la colonia Modelo me puso contento, pero eso se me acabó cuatro calles adelante, con una imagen propia de países como la India: un hombre en sus 40 años, sin una pierna, arrastrándose con sus brazos en el pavimento, en ruta  al puente precisamente.

Cuando vemos esto, cuando vemos niños pidiendo limosna a los automovilistas, cuando  vemos nuestras calles atestadas de policías transitando con sus rostros escondidos tras una capucha, es que nos preguntamos que estamos haciendo mal como Sociedad y como Gobierno. Todos somos responsables, ¿o no?

 

??

??Azahel Jaramillo Hernandez

azahel_jaramillo@hotmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*